jueves, 20 de noviembre de 2008

LA ROSA Y EL SAPO



Había una vez una rosa roja muy hermosa y bella. Que maravilla al saber que era la rosa mas bella del jardín. Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos.

Un día se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro y que era por eso que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto le ordeno al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo: Esta bien, si así lo quieres. Poco tiempo después el sapo paso por donde estaba la rosa y se sorprendió al ver la rosa totalmente marchita, sin hojas y sin pétalos. Le dijo entonces: Vaya que te ves muy mal. ¿Que te paso? La rosa contesto Es que desde que te fuiste las hormigas me han comido día a día, y nunca pude volver a ser igual. El sapo solo contesto, Pues claro, cuando yo estaba aquí me comía a esas hormigas y por eso siempre eras la mas bella del jardín.


Moraleja:


Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos mas que ellos, mas bellos o simplemente que no nos "sirven" para nada.. Dios no hace a nadie para que este sobrando en este mundo, todos tenemos algo especial que hacer, algo que aprender de los demás o algo que enseñar, y nadie debe despreciar a nadie. No vaya a ser que esa persona nos haga un bien del cual ni siquiera estemos conscientes.

14 comentarios:

nestor dijo...

estoy en la radio terminando la producción para el programa de mañana y me tomo 5 minutos para revisar el blog....

muy buena la moraleja...para tenerla en cuenta pues a veces no sabemos apreciar lo que tenemos tan cerca y no le damos la importancia que deberíamos.

saludos mil....

angela dijo...

Lo que creo es que Dios está a nuestro lado porque todos somos hermanos pero ellos, no lo ven se limitan a mirar por encima del hombro ante la injusticia, el desprecio y la infamia. Bonita entrada para recordarnos a nuestro prójimo.Un bs.Angela

Robin dijo...

Seguro que el sapo era un principe encantado esperando el beso. Lo malo es que una vez destruido el hechizo puede tener la tentación de cortar la rosa y regalársela a la chica.

Gracias por tu visita.

Un beso.

Naty dijo...

Hermosa historia... y muy importante moraleja... me he sentido sapo alguna vez... en fin.

Besos!

juan quintero dijo...

Uno nunca sabe de cual mano se sostendra mas adelante. Definitivamente eso de que alguien se crea superior a otro a mi me saca totalmente de orbita. Gracias por visitar mi blog, estoy comenzando a visitar los tuyos, y espero continuar. Un abrazo.

Roberto dijo...

Interesante reflexión Sandra, te leo con el mayor de los gustos. Aprovechando, quiero preguntarte ¿Cuál de todos tus blogs es tu favorito? Gracias de antemano por tu respuesta, saludos!!!

Olga S.Isidro dijo...

...¡Hermosa fabula!
Ya llevo tres de tus blogs, y ya decidi que voy a seguirte de continuo, con tu permiso pondre un link en mi casa, para tenerte mas cerca.
Besos.

ÓNIX dijo...

Rayos veo que tienes muchos blogs, yo solo tengo dos porque tengo una agenda un poco fuerte y no creo poder dedicarme entera a mas de dos.
Me gustó mucho esta fabulilla, es bastante reflexiva, continuaré pasando por acá, saludos...

El Tecladista dijo...

Paso por saludarte.

santiago dijo...

BUENA MORALEJA, SALUDOS Y UN PLACER LEERTE

Estrella del mar dijo...

ERES AUTORA DE ESE RELATO??

Oca dijo...

Dejando a un lado el aspecto religioso de la moraleja. He de decir que tienes toda la razón del mundo. Te felicito nuevamente, pues tu entrada se merece esa felicitación. Y bueno, a ver si especificas en tus entradas si son tuyas propias o son copiadas, sobretodo para felicitarte más aún. Jejeje

DEPORTIVO ARMANDO dijo...

muy lindo!!!muy dulce !! gracias por dejarme entrar y refrescarme con esas letritas !

LITAP dijo...

Y si decimos que es de Jorge Bucay, ¿no sería una obra de justicia?